Tenista

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasNotas al vuelo

Llevo tiempo que no doblo los codos….. y no es por vagancia.  Llevo tiempo que estoy cansado, mental y físicamente: mentalmente de no oír alabanzas y físicamente…..de no doblar los codos.

Hace años, en una consulta rutinaria, me diagnosticaron “codo de tenista”.  Bien, tratamiento y a seguir palante.

Lo acepte como quien toma una aspirina.  Aquello paso; como quien toma una aspirina.

Recuerdo, que en aquellos momentos dolía; pero no jodía, no me sentía acalambrado en todo momento.

Han pasado los años (6), y hoy me siento como si no tuviera brazos.  Mis dedos duelen al escribir estas letras; y en mi cabeza fluyen multitud de ideas apagadas por el dolor.

Creo que tengo lo mismo (epicondilitis), multiplicado por cuatro, duele, jode y estoy más acalambrado que un pararrayos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *