Notas al vuelo

Reflexiones

 

Tengo un amigo que hace poco escribió algo sobre la Coca-Cola,  no sé si se la fumaba o se la metía en vena, pero el caso es que se estrujó de alguna manera el coco para rellenar de palabras en un contexto un trozo de papel.

Tengo otro que dice: “la inspiración se trabaja” lo que debe confundir con el acto reflejo de inspirar y expirar (coño!!!!!!… más conocido como respirar) porque yo por más que cojo un cable a 220 ostias no se me enciende la bombilla ni de coña,  eso sí,  me quedo de un relax muscular que flipas.

Pensando en lo de uno y en lo del otro y después de uno de esos trances a 220 (por insistir que no sea)  y todavía no repuesto por completo del relax; se me dio (he aquí la inspiración) por clavar puntas en algo que estaba montando con tornillos.  Previa desinfección del espacio de trabajo, léase, madera, punta,  martillo y  todo el sistema planetario en conjunción……zas¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡HE ENCONTRADO LA INSPIRACION!!!!!!!! ¡cago en la puta! ¡Que dominio de vocabulario! ¡que dominio  de idiomas!  Vamos, que el lelo de ET encontraría su casa si se la señalo con el dedo.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario